OTRO TORTURADO DEL RÉGIMEN: Vuelven a diferir audiencia del médico cirujano José Alberto Marulanda

@DolarToday / Nov 8, 2018 @ 8:00 am

OTRO TORTURADO DEL RÉGIMEN: Vuelven a diferir audiencia del médico cirujano José Alberto Marulanda

Este miércoles fue diferida la audiencia del médico cirujano del Hospital Clínico Universitario, José Alberto Marulanda Bedoya, a solicitud del abogado Simón Roella Rengifo, defensa de Luis Quiroga, otro de los imputados por estar presuntamente vinculado a un supuesto plan de golpe militar para impedir las elecciones presidenciales del 20 de mayo.

Los motivos exactos por la solicitud del abogado de Quiroga. El cirujano ha sufrido graves torturas en la sede de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), en Boleíta, luego de que fuera detenido el pasado 19 de mayo, según han denunciado sus familiares.

Ese día, Marulanda se encontraba en el apartamento de la capitana de navío en situación de retirada, Emmy Mirella Da Costa Vanegas, ubicado en la urbanización “El Solar” de El Hatillo. Maricela Marulanda, hermana del médico, recordó que su hermano estaba vinculado sentimentalmente con la capitán, pero que la relación que tuvieron fue muy corta.

En declaraciones ofrecidas a Caracol en semanas pasadas, Maricela contó que estando su hermano en la sede de la Dgcim, ha sido víctima de torturas. Señaló que recibió golpes en las manos que lo dejaron sin sensibilidad y que recibió un golpe en uno de sus oídos que lo dejó sin audición. “Son muy crueles”, dijo.

Expresó que al médico le han violado todos sus derechos y que la juez mayor Claudia Carolina Pérez de Mogollón, adscrita al caso, no quiso asentar en el expedientes los casos de tortura que ha denunciado el mismo Marulanda, quien es acusado por traición a la patria y otros delitos más graves de conspiración “con una pena inmensa”.

En junio, Luz Aldazoro Marulanda, sobrina del médico, describió en una entrevista ofrecida a la periodista Sebastiana Barráez que su tío tenía moretones, muñecas marcadas y que se encontraba asustado. “Cuenta que lo pusieron en un cuarto aislado, oscuro, que le preguntaban muchas cosas cada cierto tiempo”, dijo.

Ese grupo salía y entraba otro que no lo interrogaba habló, que él no podía distinguirlos porque usaban pasamontañas, pero que lo torturaban, lo golpeaban, se ponían guantes, lo ponían con las esposas atrás, se le tiraban encima, le agarraban las manos hacia adelante y se las pisaban a la vez que le decían que le iban a dañar las manos ‘para que nunca más vuelvas a operar’. Golpes y golpes, le metían la cabeza en una bolsa”, detalló Aldazoro Marulanda.

El Cooperante

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*